El amor no existe

LAURA ESPINEL

“El amor no existe. Es un invento de los pobres”. Con esta premisa, Brandon Wade decidió crear Seeking Arrangement en 2006. Seeking es una página web destinada a poner en contacto a hombres adinerados con mujeres jóvenes y guapas. Se trata de los sugar daddies y las sugar babies. La página presume de contar con diez millones de usuarios -ocho de los cuales son sugar babies– en 139 países.

¿Eres soltera y sin hijos, buscas pareja estable, tienes menos de 26 años y te gusta viajar? ¡Enhorabuena! Cumples los requisitos. Si acompañas estas características de una fotografía que resalte tu físico, no tardarán en llegarte ofertas de sugar daddies de todo el mundo. Este negocio, con demasiadas similitudes al de las escort -chicas de compañía- reniega de estar relacionado con la prostitución. Según la página web, se dedican a facilitar arreglos en los que las dos partes de la relación negocian los términos. En teoría, el sexo no es parte de este arreglo, pero puede surgir naturalmente a medida que avanza la relación. En sus perfiles, ellos están obligados a especificar cuánto dinero ganan al año y ellas qué nivel de vida quieren llevar.

Todo parece de color de rosa. “Ellos juzgan por la vista y ellas por la cartera”, dice Wade. Pero no es así. El fundador trata de vender que estrellas como Kim Kardashian están promoviendo el modo de vida sugar baby. Las chicas jóvenes quieren tener su alto nivel de vida y la forma más fácil de conseguirlo es acudiendo a un sugar daddy. No obstante, la realidad es que la mayoría de sugar babies son estudiantes universitarias a las que sus sugar daddies pagan las facturas de la universidad e incluso el alojamiento. Cuando las tasas universitarias de Reino Unido se encarecieron, el número de sugar babies se duplicó.

En España, este negocio está en aumento y, lo peor de todo, se está normalizando. El sugar daddy español tiene de media 41 años, gana 221.774 euros al año y dedica 3.375 al mes a su sugar baby. Un 23% están casados. Estos datos los proporciona la propia web, que no esconde sus intenciones. La verdad es que ese es el espíritu de su fundador. Brandon Wade confiesa sin pudor que en su juventud era incapaz de ligar. Se apuntó a numerosas webs para encontrar pareja, pero sus intentos fueron en vano. El punto de inflexión llegó cuando su madre le dijo que estudiara mucho y cuando fuera exitoso y generoso las mujeres irían detrás de él, y eso hizo. Con una exitosa carrera en el sector tecnológico, creó Seeking Arrangement. No oculta que lo hizo en su propio beneficio. De hecho, en 2012 se casó con la joven Tanya, de la que se divorció posteriormente y en sus redes sociales se le suele ver acompañado de numerosas chicas extremadamente jóvenes en comparación con él, que actualmente tiene 49 años. Es sorprendente que todavía no se le conozca como el nuevo Hugh Hefner viendo su historial.

La cosificación a la que se ven sometidas ellas también se produce en el sentido opuesto. El porcentaje de sugar mommies es absurdo en comparación con el de hombres, pero existe. Aunque este no era el enfoque original de Wade. Recordemos, para él ellos juzgan por la vista y ellas por la cartera. Esta visión tan reduccionista es muy peligrosa. Para Wade y demás personas que comparten su opinión, esta es la relación más honesta que existe. Ellos, ricos, quieren disfrutar de la compañía de una chica guapa, y ellas, aprovechan su físico para vivir una vida de alto standing. Total, según Wade, esto pasa en todas las relaciones, pero por medio de Seeking Arrangement se deja claro desde el primer momento.

Y esto es de lo que se intentan convencer. Una relación honesta en la que todas las cartas están sobre la mesa, cuando la realidad no es otra que hombres pagando por la compañía de una mujer y, por supuesto, por sexo. Aunque se intente maquillar, solo tiene un nombre: prostitución. Prostitución de lujo, pero prostitución, al fin y al cabo. Según la RAE, la prostitución es la actividad a la que se dedica quien mantiene relaciones sexuales con otras personas, a cambio de dinero. Y qué es el negocio de los sugar daddies y las sugar babies sino eso. Pero parece que esta página web y otras imitadoras que le han salido han sabido vender bien la moto, ya que es completamente legal en todo el mundo. Francia es el único que ha cuestionado este negocio, pero todavía no se ha visto reflejado en la legislación. En qué deparará, está por ver. Normalizarlo o condenarlo está en nuestras manos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s