Un disparo al elefante de Milanovic

PAULA GASPAR

La “Curva del Elefante” -considerada como uno de los análisis más populares en el ámbito de la economía mundial- es frecuentemente empleada por las principales ideologías nacional populistas del momento, sin embargo, cada vez son más los economistas que cuestionan la interpretación que se realiza de los estudios de Milanovic.

Branko Milanovic, ex director del Banco Mundial, publica en 2016 su libro “Desigualdad mundial” en el que desarrolla la ya famosa “Curva del Elefante”. El autor defiende un aumento del 22% de la renta real per cápita de la economía mundial entre los años 1988 y 2008, es decir, una notable mejora del nivel de vida de gran parte del planeta. Si a este dato le sumamos el hecho de que se ha reducido en un 25% la población en situación de pobreza absoluta, tendríamos una imagen muy favorecedora del proceso de globalización, pero lo cierto es que existe polémica en cuanto a la interpretación realizada sobre el reparto de los beneficios que la globalización ha acarreado.

Milanovic representa los ingresos medios globales con este gráfico. Establece el crecimiento real de la renta en el eje vertical y la distribución de la misma en el horizontal, de manera que los países con menores rentas se ubican en la parte izquierda y a medida que la renta aumenta se distribuyen por percentiles hacia la derecha.

En primer lugar, el punto A recoge economías emergentes como China e India que, consideradas como la clase media global, han experimentado un crecimiento de sus ingresos de un 70%. En otras palabras, han logrado mayores mejoras económicas en 20 años que las obtenidas anteriormente en siglos.

El siguiente sector de la gráfica, el correspondiente al punto B, también denominado “cuello del elefante” está formado por las clases medias y medias bajas de los países avanzados como Francia, Inglaterra e Italia, que a su vez se corresponden con las clases medias altas globales. Este es el sector peor parado en el análisis de Milanovic debido a que, tras décadas de avances, su renta ha permanecido estancada en comparación con la de los otros percentiles.

En lo alto de la trompa del elefante se ubica el punto C, que se corresponde con la clase alta global. Este escaso 1% de la población, dispone de unos ingresos per cápita en torno a los 4.000 dólares al mes viendo su renta incrementada en un 60%.

Aplicación en política

El análisis de Milanovic es un argumento muy utilizado por ideologías nacional populistas. Los ciudadanos de las economías desarrolladas vieron truncada la promesa de mejora de su nivel de vida gracias a la globalizacion.  La victoria de Donald Trump en las elecciones estadounidenses -apoyada en parte en un discurso racista, que culpaba a los extranjeros de los problemas de renta de los habitantes estadounidenses-, el triunfo en Europa de políticas antiinmigratorias como las de Sebastian Kurz o Viktor Orbán  o el desarrollo del Brexit se basan en señalar el crecimiento de la clase media y media baja global como la culpable del estancamiento de los países avanzados.

Desde el punto de vista global y según los estudios de Milanovic, resulta imposible determinar el hecho de que ambas circunstancias -a pesar de su confluencia en el tiempo- estén relacionadas, y es que cada vez son más los estudios que consideran que no existe una relación de causalidad entre la mejora de unos y el estancamiento de otros.

Detractores

Resolution, una fundación británica, publica un análisis cuestionando determinados aspectos de la curva del elefante. Destacan sobre todo el crecimiento desigual de la población mundial. China e India han sufrido un mayor incremento de la población que la soportada por las economías desarrolladas, de manera que, en comparación con 1988, en 2008 había muchas más personas pobres que ricas lo que repercutió en una bajada de los ingresos medios a nivel mundial. A este hecho debemos añadirle la escasez de datos que se tiene en 1988 sobre las economías pobres, lo que hizo que más tarde (en 2008) fuera necesaria la selección de países diferentes, dando lugar una distorsión de los resultados. Resolution determina que si la población relativa de los países comparados no hubiera cambiado entre los años señalados, la curva obtenida mostraría una diferencia mucho menor entre los sectores A y B, alejándose de la idea del estancamiento de los países desarrollados.

Otro de los argumentos en el que se basan los detractores de Milanovic es que en el análisis se compara el ingreso promedio de las personas ricas de los años 1988 y 2008. Estos grupos han variado sus estructuras completamente en las dos décadas lo que hace que la comparación tampoco sea del todo fiable.

Estos argumentos no buscan, ni mucho menos, refutar el análisis llevado a cabo por Milanovic, más bien, pretenden advertir de que los discursos antiinmigratorios basados en estos estudios y empleados por ciertas ideologías con objetivos propagandísticos, carecen de validez si no se tienen en cuenta otras variables más allá de las ofrecidas por la curva. La economía es una ciencia muy compleja en la que la observación de la realidad no se puede realizar desde un solo ángulo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s